Madrid Río

Como parece que está llegando el buen  tiempo y que son más largas las tardes, aprovechamos, los días que no llueve y con la excusa de sacar a Carmen, a pasear por las orillas de río Manzanares que tan apañado nos está dejando nuestro señor Alcalde.

Todavía le quedan algunas cosillas por terminar, pero la verdad es que es un paseo bastante agradable, espero que sepamos conservarlo y no lo destrocen los vándalos en dos días.

Hoy había mucha gente, sobre todo en el puente del tirabuzón, como lo inauguró el alcalde ayer querían verlo de cerca, tenía tanta afluencia como la puerta del sol en hora punta, así que lo cruzaremos otro día que esté más tranquilo.

Patos hay bastantes, pero  no hemos visto a ninguna gaviota reidora.

 

Mi primera comp.

Como lo prometido es deuda, os enseño mi primera composición en After Effects.

Es una composición sencilla, pero tiene su trabajo.

Es muy cortita, pero me gusta el resultado, teniendo en cuenta que sólo voy por la primera lección.

Espero que os guste.

Me va llegando

Cada vez está más cerca.

Me llegará lentamente, y me hallara distraído
Probablemente dormido, sobre un colchón de laureles
Se instalara en el espejo, inevitable y serena
Y empezara su faena, por los primeros bosquejos

Con unas hebras de plata, me pintara los cabellos
Y alguna línea en el cuello, que tapara la corbata
Aumentara mi codicia, mis mañas y mis antojos
Y me dará un par de anteojos, para sufrir las noticias

La vejez, esta a la vuelta de cualquier esquina,
Ahí donde uno, menos se imagina
Se nos presenta, por primera vez

La vejez, es la más dura de las dictaduras
La grave ceremonia de clausura
De lo que fue la juventud, alguna vez

Con admirable destrezas,  como el mejor artesano,
Le irá quitando a mis manos, toda su antigua firmeza
Y asesorando al galeno, me hará prohibir el cigarro
Porque dirán, que el catarro, viene ganando terreno

Me inventara un par de excusas,
Para menguar la impotencia,
Que vale más  la experiencia,
Que pretensiones ilusas
Y llegar la bufanda, las zapatillas de paño
Y el reuma que año tras año, aumentara su demanda

La vejez, es la antesala de lo inevitable
El ultimo camino transitable
Ante la duda, que vendrá después

La vejez, es todo el equipaje de una vida
Dispuesto ante la puerta de salida
Por la que no se puede ya, volver

A lo mejor más que viejo, seré un anciano honorable
Tranquilo y lo más probable, gran decidor de consejos
Por celosa, me apartar de la gente, y cortara lentamente,
Mis pobres, últimas rosas,

(La vejez, esta a la vuelta de cualquier esquina,
Ahí donde uno, menos se imagina
Se nos presenta, por primera vez)

La vejez, es la más dura de las dictaduras
La grave ceremonia de clausura
De lo que fue la juventud, alguna vez

EL HAMBRE

Todos los días en La 2, a la 21:00, emiten un programa que se llama “los cortos de Serrat”. Esta noche era uno dedicado a la canción “El Hambre”, de un poema de Miguel Hernández  (mis dos debilidades), y escuchándolo me he dado cuenta de lo tristemente actualizada que es la letra.

El poema es uno de los que componen el libro “EL HOMBRE ACECHA” (1937-1939).

Os dejo a Serrat y la letra integra del poema.

El hambre
I

Tened presente el hambre: recordad su pasado
turbio de capataces que pagaban en plomo.
Aquel jornal al precio de la sangre cobrado,
con yugos en el alma, con golpes en el lomo.

El hambre paseaba sus vacas exprimidas,
sus mujeres resecas, sus devoradas ubres,
sus ávidas quijadas, sus miserables vidas
frente a los comedores y los cuerpos salubres.

Los años de abundancia, la saciedad, la hartura,
eran sólo de aquellos que se llamaban amos.
Para que venga el pan justo a la dentadura
del hambre de los pobres aquí estoy, aquí estamos.

Nosotros no podemos ser ellos, los de enfrente,
los que entienden la vida por un botín sangriento:
como los tiburones, voracidad y diente,
panteras deseosas de un mundo siempre hambriento.

Años del hambre han sido para el pobre sus años.
Sumaban para el otro su cantidad los panes.
Y el hambre alobadaba sus rapaces rebaños
de cuervos, de tenazas, de lobos, de alacranes.

Hambrientamente lucho yo, con todas mis brechas,
cicatrices y heridas, señales y recuerdos
del hambre, contra tantas barrigas satisfechas:
cerdos con un origen peor que el de los cerdos.

Por haber engordado tan baja y brutalmente,
más abajo de donde los cerdos se solazan,
seréis atravesados por esta gran corriente
de espigas que llamean, de puños que amenazan.

No habéis querido oír con orejas abiertas
el llanto de millones de niños jornaleros.
Ladrábais cuando el hambre llegaba a vuestras puertas
a pedir con la boca de los mismos luceros.

En cada casa, un odio como una higuera fosca,
como un tremante toro con los cuernos tremantes,
rompe por los tejados, os cerca y os embosca,
y os destruye a cornadas, perros agonizantes.

II

El hambre es el primero de los conocimientos:
tener hambre es la cosa primera que se aprende.
Y la ferocidad de nuestros sentimientos,
allá donde el estómago se origina, se enciende.

Uno no es tan humano que no estrangule un día
pájaros sin sentir herida en la conciencia:
que no sea capaz de ahogar en nieve fría
palomas que no saben si no es de la inocencia.

El animal influye sobre mí con extremo,
la fiera late en todas mis fuerzas, mis pasiones.
A veces, he de hacer un esfuerzo supremo
para acallar en mí la voz de los leones.

Me enorgullece el título de animal en mi vida,
pero en el animal humano persevero.
Y busco por mi cuerpo lo más puro que anida,
bajo tanta maleza, con su valor primero.

Por hambre vuelve el hombre sobre los laberintos
donde la vida habita siniestramente sola.
Reaparece la fiera, recobra sus instintos,
sus patas erizadas, sus rencores, su cola.

Arroja sus estudios y la sabiduría,
y se quita la máscara, la piel de la cultura,
los ojos de la ciencia, la corteza tardía
de los conocimientos que descubre y procura.

Entonces solo sabe del mal, del exterminio.
Inventa gases, lanza motivos destructores,
regresa a la pezuña, retrocede al dominio
del colmillo, y avanza sobre los comedores.

Se ejercita en la bestia, y empuña la cuchara
dispuesto a que ninguno se le acerque a la mesa.
Entonces sólo veo sobre el mundo una piara
de tigres, y en mis ojos la visión duele y pesa.

Yo no tengo en el alma tanto tigre admitido,
tanto chacal prohijado, que el vino que me toca,
el pan, el día, el hambre no tenga compartido
con otras hambres puestas noblemente en la boca.

Ayudadme a ser hombre: no me dejéis ser fiera
hambrienta, encarnizada, sitiada eternamente.
Yo, animal familiar, con esta sangre obrera
os doy la humanidad que mi canción presiente.

ESO ES SER UN JUEZ

Don Emilio Calatayud Pérez, es el juez de menores de Granada. Pienso que la mayoría ya lo conoce, aunque sea de “oidas”. Es el juez de las sentencias ejemplares (por cierto, ha escrito un libro con dicho título). Pero si alguno todavía no ha oido hablar de él, os dejo estos videos para que lo conozcáis.

Merece la pena verlos.

No me digáis que no tiene más razón que un santo.

Otro gallo nos cantaría, si personas como él, fueran las que llevaran las riendas del país.

Si en youtube, poneís su nombre en la búsqueda, hay un montón de videos, con sus entrevistas y sus participaciones en coloquios y más. No lo perdáis, este hombre seguirá dando que hablar.

Tambien tiene un blog, esta es su dirección: http://www.granadablogs.com/juezcalatayud/