YO, VOTO NULO

No sé a vosotros, pero a mí la aproximación de las elecciones del 22M, como que me pone de los nervios. Los partidos mayoritarios siguen a su bola de tirarse los trastos y decir lo malísimamente mal que lo hace el contrario, de sus corrupciones, etc.., pero no tengo muy claro que es lo que van a hacer para parar esta crisis, parar el desempleo, en fin, cosas tangibles que entendamos el común de los mortales. En Madrid, el partido que gobierna dice, entre otras cosas, que va a hacer que se cancele la hipoteca con la entrega del piso, que digo yo, no lo podían hacer antes….ah, que no, que eso es cosa del gobierno central…?; los de la oposición que si más centrarse en los barrios, que va a ser que tampoco. Ante esta disyuntiva, ¿a quién votar?, no vale quedarse en casa, a no ser que lo hagamos el 100% de los españoles; siempre he pensado que lo mejor en estas situaciones era votar en blanco y así lo he hecho varias veces, pero acabo de recibir un  correo que me aclara los votos en blanco y los votos nulos, y sobre todo como hacerlo: usando para el voto nulo una papeleta específica, que adjunto para que la podáis imprimir y utilizarla si queréis, y también os adjunto el correo original porque es muy aclaratorio.

En definitiva, yo voy a VOTAR  NULO con esta papeleta:

y para que lo tengáis más claro:

Abril del 2011 en algún lugar de la depauperada España; a estas alturas sobran razones para afirmar que el sistema que nos gobierna no está funcionando nada bien, ni es justo, ni es equitativo, ni escucha, ni responde, ni respeta, ni beneficia, ni representa a la mayoría de los ciudadanos. Ahora, nos llaman otra vez a votar, se abre así el telón de una nueva farsa, la parodia mediante la cual nos hacen creer que nuestra opinión cuenta en esto a lo que llaman democracia. Si has llegado al punto en que ya no te crees nada de la representación que escenifican los actores de turno, si te indigna y entristece a la vez todo lo que nos está pasando, y buscas pero no encuentras; si pensabas votar en blanco, o nulo, o a un partido minoritario aún a sabiendas de lo poco que sirve eso, o si ni tan siquiera pensabas ir a votar, dedica a este espacio unos minutos porque tal vez sea esta tu campaña, la que le dice a los que dirigen esta pantomima de democracia: “¡No cuenten conmigo para esta farsa!”. Como veis, se trata de votar nulo, pero metiendo una papeleta concreta en el sobre, la papeleta del voto nulo por supuesto. Ya sé, ya sé… no hay papeletas para votar nulo en los colegios electorales. No importa, buscamos una. Una, sí… ¿pero cuál? Nosotros proponemos esta que ven aquí abajo, nos ha llegado a través de la red y ya corre desde hace días, dicen que como la pólvora. Aunque valdría cualquier otra, como si metéis en el sobre una loncha de chorizo, lo cual sería muy representativo por cierto. Pero la potencia del asunto es que se pueda identificar a todos los rebeldes del voto nulo con una marca, y que esa sea una imaginativa papeleta, acompañada con todos los argumentos que se quiera. Porque un voto nulo individual no significa nada tomado aisladamente –alguien que se equivocó-, pero cuando se trata de un mismo y masivo voto nulo la cosa cambia, y pasa a ser la voz de la disconformidad de una sociedad frente a sus gobernantes como forma de protesta pacífica que busca y exige un cambio en la manera de hacer política, un serio aviso ante un posible estallido social. Pero ya que estamos convendría explicar cuales son las diferencias entre votar en blanco, votar nulo, no votar y votar a un partido minoritario, por ser estas las cuatro opciones que habitualmente se bajaran para mostrar el rechazo a los partidos que gobiernan. Abstención. Esta opción sería efectiva si dejaran de ir a votar de un 60% del electorado en adelante, y aún así, estaría por ver si la clase gobernante se daría por aludida o seguiría diciendo que hizo un buen día de playa y la gente prefirió no pasar por las urnas. La abstención activa y con conciencia, por desgracia no hay forma de probarla, y suele camuflarse con el simple pasotismo o desafección del ciudadano por todo lo que huela a político. En el actual estado de la situación se hace difícil pensar en una abstención superior al 50%, por tanto, no creemos que sea la mejor opción como medida de protesta. Una alta abstención hace que sean necesarios menos votos para conseguir un escaño, pero afecta por igual a todos los partidos, sean grandes o pequeños. Voto a un partido minoritario. Es otra opción elegida por algunos para votar y no votar a los partidos que gobiernan, aún cuando no se identifican del todo o no conocen el programa de ese minoritario partido, y saben que no alcanzará unos objetivos mínimos capaces de lograr cambiar algo. Sobran razones para desaconsejar esa opción de voto. De entrada porque en la mayoría de los casos no logran pasar el corte y se convierten en votos tirados a la basura, víctimas de un sistema electoral donde los topes necesarios para poder optar a escaño se elevan hasta el 6% en Canarias, donde hay que sumar otro tope o barrera electoral, la del 30% insular, haciendo así de la sistema electoral canario el más injusto y desigual de Europa. Aún más complicado en un sistema que tiende claramente al bipartidismo, donde los medios y el capital están todos en manos de esos mismos grandes partidos. Y en último extremo, ¿que posibilidades tendría de cambiar algo uno de estos partidos alternativos en el caso de lograr… uno, dos, tres escaños? ¿Los dejaría el sistema hacer, o los asimilaría? ¿Acaso no son los Mercados los que dictan las normas? En definitiva, y aún a expensas de que moleste a algunos, en mi opinión votar a un partido minoritario hoy es votar a las comparsas que participando en el juego legitiman el fraude. Lo legitiman porque todos esos votos llamados no útiles que van a parar a partidos pequeños para luego no alcanzan representación alguna, lo único que con ello logran es subir la participación electoral de forma que permiten a los gobernantes decir que la democracia goza de muy buena salud, porque han votado en torno al 60 o al 70 por ciento los electores. En Canarias, sin ir más lejos, en las últimas elecciones autonómicas, de los 921.284 votos a partidos casi 200.000 no obtuvieron representación pero hicieron que la participación alcanzara el 63% y todo pareciera normal. De no haber votado esos casi 200.000 la participación habría caído por debajo del 50% y el descontento se habría visto algo más claro. Voto en blanco. Este es el voto de los indecisos, de los que no encuentran partido que los represente pero no cuestionan ni critican el sistema. Es un voto de descontento políticamente muy correcto. Hasta ahí todo está bien, es lo que casi todo el mundo sabe. Pero hay más sobre el voto en blanco, ese famoso mito de los que dicen que votar en blanco favorece a la mayoría. Lo dicen pero nadie se para a explicarlo. Está bien, nosotros lo haremos. Veremos la influencia que tienen los votos en blanco en el reparto de escaños, que es mucha, aunque no lo parezca a simple vista. Y para saberlo, nada mejor que imaginarnos un hipotético plebiscito, en una comunidad inventada a la que llamaremos, por ejemplo… Bananaria. En Bananaria se sigue la misma Ley Electoral que se aplica en nuestra Comunidad, pero sólo hay 20.000 personas con derecho a voto, y de esas, sólo 10.000 han votado. Tenemos pues un 50% de abstención, similar a lo que sucede en muchos plebiscitos en muchos lugares del mundo. Los 10.000 votos han quedado repartidos de la siguiente manera: Partido A:………………… 4.000 votos.

Partido B:………………… 3.500 votos.

Partido C:………………….1000 votos.

Partido D:………………….. 550 votos.

Votos en blanco:…………….950 votos.

Algunos detalles importantes: -Para que un partido cualquiera pueda acceder al reparto de escaños es necesario que acceda a un porcentaje mínimo de votos con respecto al total de votos emitidos. En algunos lugares, para algunos comicios esa barrera es del 3%, en otros es del 5%, y en otros es del 6%. En Bananaria esa barrera se sitúa en el 6%. -Los escaños que se reparten son un total de 40. Bien, pues empecemos con el recuento, veamos los porcentajes de cada uno para ver quienes superan la barrera del 6%. Algo que por suerte en Bananaria es sencillo: 40% para el Partido A, 35% para el Partido B, 10% para el partido C, 9,5% para los votos en blanco y 5,5% para el Partido D. ¿Qué ha ocurrido? Ha ocurrido que el Partido D, sintiéndolo mucho por ellos, no ha alcanzado ese 6% y se quedan fuera del reparto de escaños, lástima, lástima, otro año será. ¿Y qué pasa con el voto en blanco? Pues pasa que sí que se cuenta, su 9,5%, porque es un voto válido y así está contemplado en la Ley Electoral general de Bananaria, pero no computa, esto es, no entra en la segunda fase, en la del reparto de los escaños, aún cuando pase del 6%. ¿Qué nos queda? Un parlamento con 40 escaños a repartir entre tres partidos de la siguiente manera:

Partido A: 4.000 votos……………….19 escaños.

Partido B: 3.500 votos……………….17 escaños.

Partido C: 1000 votos…………………4 escaños.

¿A cuantos votos les sale el escaño a cada partido? Lo sabremos con mucha aproximación con una sencilla operación que resulta de dividir los 8500 votos computables entre los 40 escaños, de lo que nos da un resultado de 212 votos. 212 votos voto arriba voto abajo es lo que le cuesta a cada uno de los tres partidos del Parlamento de Bananaria un escaño. Primera lectura que podemos hacer de los resultados: hay un partido de Bananaria que ha sacado 550 votos y no ha obtenido ningún escaño, cuando el escaño sale a poco más de 200 votos. ¿Un poco injusto parece verdad? Así es. Esto mismo le sucedió a un partido en Canarias en las últimas elecciones autonómicas: coon más de 50.000 votos no superó el 6% y se quedó sin escaños, cuando el escaño a los partidos que sí pasaron el corte del 6% les había salido por entre 12.000 y 14.000 votos. Ahora veamos qué pasaría en Bananaria con una pequeña variación en los resultados. Veamos qué ocurre si los que votan en blanco deciden finalmente no votar y abstenerse. Parece claro que variarán los porcentajes de votos sobre el total de cada partido, restado ya el 9,5% de todos los que votaron en blanco. Varían pero, ¿en qué sentido? Con unas simples reglas de tres obtenemos un resultado que nos deja al Partido A con un 44%, el Partido B con el 39%, el Partido C con el 11% y el partido D superando por poco el 6%. ¡Voilà! El partido D entra ahora en el reparto, ha superado el 6%. ¡Enhorabuena! Y además le corresponden 2 escaños. 2 escaños que antes no tenía y que por arte del sistema de reparto de Bananaria -igual que el de nuestra CCAA, el mismo que en España- se los ha restado al partido A, que se queda con 18 escaños, y al Partido B que se sitúa en 16. Segunda y principal conclusión que sacamos de esta simulación: el voto en blanco que se dio en la primera hipótesis fastidiaba claramente a un partido pequeño y beneficiaba a los partidos más votados. En la segunda hipótesis, los descontentos políticamente correctos votantes en blanco se lo pensaron mejor y decidieron quedarse en casa. Y gracias a esa decisión de última hora en el Parlamento de Bananaria hay cuatro fuerzas políticas en lugar de tres. ¿Curioso verdad? Pues así es. Piensen ahora los que votaron en blanco en tantos y tantos comicios, cuantos escaños le habrán quitado a partidos minoritarios para dárselos a partidos grandes. Se entiende así mejor por qué casi nadie se molesta en explicar este detalle y a ningún partido de los grandes preocupa ni parece molestar esta opción de voto descontento. Dicho esto tampoco parece muy buena opción de protesta el uso del voto en blanco. Voto nulo. El voto nulo se considera un voto inválidamente emitido, es decir, un voto que no se ajusta a ninguna de las opciones posibles y disponibles. En los albores de la democracia en nuestro país el voto nulo era relacionado con personas que se equivocaban al votar por desconocimiento del proceso. En las últimas décadas se ha identificado también con un voto de protesta de corte radical, frente al voto en blanco que representaba al voto de protesta políticamente correcto. El voto nulo, a diferencia del voto en blanco, se queda en la primera fase y sólo se cuenta como voto emitido, pero no entra a fastidiar a nadie con el reparto de porcentajes. No fastidia a ninguno de los que quieren jugar a la farsa electoral, y no lo hace porque ni siquiera juega, rompe las reglas, no las acepta, y lleva así por tanto implícito el mensaje de protesta. Es la abstención, pero es activa y clara y no se confunde con la desidia o el pasotismo, expresa una discrepancia formal con las normas, con la manera de hacer de la clase política y en definitiva con el sistema que nos gobierna. El voto nulo no quiere un pequeño cambio, quiere un cambio sustancial, quiere otra manera de hacer las cosas. Hagamos para acabar una última simulación con la que podremos ver el potencial del voto nulo bien organizado. Tomemos las últimas elecciones al Parlamento de Canarias en el año 2007. Fueron 921.284 votos a partidos, frente a 523.594 electores que no fueron a votar. ¿Cuántos de ese más de medio millón no votaron por pasotismo y cuantos no votaron como expresión de protesta? Nunca lo sabremos con certeza. Ahora imaginad que 323.000 de esos abstencionistas decidieran votar nulo en lugar de quedarse en casa. ¿Qué habría pasado?: que el voto clara e incuestionablemente contrario y rebelde al sistema habría ganado las elecciones. Y hasta aquí lo que se podía explicar sobre esta campaña. Lo demás corre por cuenta de los participantes aunque es sencillo, divertido y además barato: basta con que circule la papeleta del señor sentado sobre el water, por el ciberespacio o por el espacio real, en universidades, barrios obreros, playas, supermercados, oficinas del paro, salas de espera y por qué no también en los mismo buzones que llenarán de papeletas de voto y propaganda electoral pagada con nuestros impuestos. Al menos, la nuestra no va a cuenta del contribuyente. ¿Os animáis entonces?

ELECCIONES ¿EUROPEAS O QUÉ?

patada_en_el_culo

Los partidos piden ahora la participación electoral, temen la abstención ¿Se extrañan?

Cómo no ir a votar, cuando te animan con frases tan seductoras como: “Hay que ir a las urnas y catacló, catacló, catacló, votos” para “acabar con un gobierno que sólo sabe hacer frases y eslóganes, en ocasiones haciendo el ridículo”. No sé vosotros, pero yo voy a salir corriendo para ser la primera en votar.

Creía que lo que se va a votar son las elecciones para el Parlamento Europeo, menos mal que hay mentes preclaras que me han sacado de mi error.

Señores políticos, cómo quieren que la gente vaya a votar, con la campaña “tan fenómena” que están haciendo. En lugar de ofrecer y entusiasmar a la gente con algo coherente, se dedican a descalificarse unos a otros y sacar los trapos sucios. Ante estas demostraciones, el ciudadano termina creyendo que la política está llena de “mierda”. Así que ni por asomo nos acercamos a ella, no vaya a ser que nos manchemos.

Sólo se acuerdan del ciudadano cuando hay elecciones, no para mejorarnos la vida, no, sino para que sus culos sigan en esos asientos tan cómodos.

Han conseguido, con sus hechos y sus cohechos, que la palabra “político” sea sinónimo de “corrupto” y  “ladrón”.

Pero no sólo ustedes son los culpables, nosotros somos más, por consentirlo y dejar que arrasen con todo, dejando a los ciudadanos con una mano delante y otra detrás, eso sí, ustedes con los bolsillos llenos.

Deberíamos hacerles caso y el domingo ir todos a votar, pero en las otras acepciones de la palabra; según  la R.A.E.:

2. intr. Hacer voto a Dios o a los santos. U. t. c. tr. (Para que no nos pase nada)

3. intr. Echar juramentos. (lo hacemos todos los días)

Y según la lengua coloquial: ECHAR ,  a todos.

DEROGACIÓN DE LA LEY/15/97

que permite la privatización de la Sanidad pública

Sanidad Pública CM. Lo que hay que saber:
1) Los nuevos hospitales de gestión privada han cubierto sus plazas con médicos de los hospitales públicos, que se han quedado sin buena parte de su personal. En el caso de La Paz se han ido el  40% de los médicos.
2) A pesar de haberse ido, sus nóminas corren a cuenta de sus antiguos hospitales de origen. Es decir, esos médicos trabajan para un hospital privado pero su sueldo sale del hospital público.


3) De momento 3 de los hospitales privados no han abierto por falta de personal. No obstante están cobrando de la Comunidad una cuota fija diaria (a pesar de estar cerrados y sin estrenar).

4) A pesar de la clamorosa necesidad de médicos de los hospitales públicos, para cubrir las bajas de los médicos que se fueron a los privados, tienen prohibido contratar nuevos médicos, en tanto que no se cubran las plazas de todos los hospitales privados para que éstos puedan empezar a funcionar.
5) Cada hospital privado cobra de la Comunidad 300 EUR por cada paciente que atiende, independientemente de lo que le     haga (diagnóstico, pruebas, consultas, etc). Esta cuota sigue siendo 300 EUR aunque lo que le hagan cueste mucho menos.
6) Cuando llega un paciente cuya prueba cuesta más de 300 EUR, el paciente es desviado automáticamente a un hospital     público. Así el hospital nunca pierde dinero, y además no compensa en otros pacientes sus ganancias cuando ha atendido a otro paciente por menos de ese dinero (es decir que es como en el casino, siempre gana la banca).
7)  Ninguno de estos hospitales tiene laboratorios para hacer sus propios análisis de sangre, de bioquímica, citología, etc. Estos servicios son contratados a empresas privadas externas que cobran sus servicios.
8)  Como muchos médicos no se fían mucho de lo que hacen estas empresas externas, en la práctica es frecuente mandar   las muestras para analizar por duplicado, por una parte a la empresa externa responsable de ese servicio, y por otra     parte a un laboratorio amiguete de la pública del hospital de procedencia. La sanidad pública está pagando cada análisis de hecho por duplicado.
En definitiva, dentro de unos años no se sabe qué tipo de médicos nos van a poder atender. Teníamos una sanidad pública que era de las mejores del mundo y no hace falta ser muy listo para sospechar cómo va a evolucionar esto. Afortunadamente para los que vivan fuera de Madrid, esto no está pasando en otras comunidades. No se entiende cómo, por muchas transferencias en sanidad que haya, cuando se comete en una comunidad un desaguisado de este tipo con la clara intención de desmantelar el sistema, el gobierno central no da un puñetazo en la mesa ni pone las cosas en su sitio.


El otoño se presenta caliente en la sanidad madrileña. Por favor informaros y contrastad éstas y otras informaciones.
Nuestra pasividad es lo que más les conviene a los que quieren desprestigiar y desmantelar la sanidad pública. Buscad la verdad y reaccionad. Es realmente importante lo que nos estamos jugando.

Si alguien quiere dejar su salud en manos de una empresa, cuyo objetivo (como el de todas las empresas) es ganar         dinero… No parece ni medio lógico dejarse operar por alguien que, como primer objetivo, va a estar más pendiente de obtener   beneficios económicos que de proporcionarnos la mejor atención posible
Tómate 1 minuto para firmar la solicitud de derogación de la Ley/15/97 que permite la privatización de la Sanidad pública. Entre tod@s tenemos que aportar lo que podamos para frenar este despropósito en el que se están convirtiendo nuestros servicios públicos. Aparte de la privatización de los nuevos hospitales, el gobierno de Esperanza Aguirre ha iniciado la privatización de la Atención Primaria, existiendo centros de salud que ya tienen algunas plantas privadas, con consultas privadas y médicos contratados de manera privada!! En 2 o 3 años el sistema   nacional de salud no será más que un conglomerado de empresas privadas, que dejarán de pautar ciertos tratamientos o no realizarán intervenciones quirúrgicas si el gasto no les conviene. Este hecho se está constatando ya en el Hospital del Sureste, donde a enfermos con un tratamiento caro se les está negando el mismo. Los nuevos hospitales, como ya sabéis están funcionando con el mínimo de personal, en algunos casos esto repercute tanto en la calidad de los cuidados que se están dando situaciones en las que se pone en peligro la vida de los pacientes, ¿quieres quedarte a un lado?

Firma en:
http://www.casmadrid.org/ Te pido que lo envíes al mayor número de contactos posibles. Además puedes descargarte la hoja de firmas en la misma página.

¡¡POR UNA SANIDAD PUBLICA, GRATUITA Y DE CALIDAD!!

MUHOMJEBRES

 

¿HOMBRES? ¿MUJERES?

¿Esto qué es? Estamos en el siglo XXI (aunque algunos parezca que aún viven el en  XIX).

Mientras se sigan considerando por separado a los hombres y las mujeres, nosotras seguiremos estando discriminadas, ambos somos individuos, cada uno con sus capacidades y sus incapacidades. Se dice que por naturaleza los hombres son más fuertes, ¿por qué generalizar?, he visto a hombres que no podían sujetar ni su sombra y mujeres que llevaban a cuestas el peso de cuatro hombres.

Hasta cuando  nos van a estar vendiendo la diferencia de género, y hasta cuando vamos a estar creyendo que la mujer debe seguir luchando por sus derechos ¡Los derechos de la mujer! Todavía no he visto que ningún hombre tenga que reivindicar sus derechos (se les da por sabido).

Mientras no se vea al hombre y a la mujer bajo el mismo prisma, seguiremos discriminadas. Cuando un hombre abandona a su mujer y a sus hijos, la palabra más fuerte que se le suele decir es que es un vividor; cuando lo hace una mujer, es una P…,  por dejar a su marido, y una DESNATURALIZADA  por dejar a sus hijos. Desnaturalizada, si, y el hombre, ¿no es desnaturalizado al dejarlos?

 

Cuando un hombre mayor entabla una relación con una chica joven, los comentarios son: ¡Que suerte tiene el tío!. Cuando es una mujer los comentarios siguen una dirección distinta: ¡Mira la ridícula, que se creerá a su edad! Por desgracia este tipo de comentarios son en mayoría de las propias mujeres, y es que no hay mayor enemigo de una mujer que otra mujer, con esto lo único que hacemos es abonarles el campo a los hombres (otra vez con la diferencia), y es que en el fondo ellos no tienen que hacer nada, ya lo hacemos nosotras.

No es que menosprecie la labor de la feministas, sin ellas no hubiéramos conseguido muchas cosas, como el derecho a votar. Pero eso fue en el siglo XIX, y las feministas de ahora, a mi entender, muchas veces, es otra forma de machismo, pero de diferente género (otra vez la diferencia).SOMOS INDIVIDUOS, iguales con los mismos derechos y las mismas obligaciones, ninguno está por encima del otro, estamos en la misma línea. Sólo cuando entendamos esto podremos decir que se ha acabado la lucha de géneros.

¿Por qué hay un día de la mujer trabajadora?, ¡si ya esta el día del TRABAJADOR!; o ese día es sólo para el hombre, o nos están discriminando.

No tengo que agradecer que pongan un día de la mujer trabajadora, porque al hacerlo me siento menospreciada. No agradezco que en el gobierno, en los partidos políticos, en los ayuntamientos, en cualquier ente público haya paridad, me siento menospreciada. Es como cuando un niño tiene una pataleta y le damos un caramelo para que se calle, así me siento, me están engañando, me están cerrando la boca. No tengo necesidad que haya la misma cantidad de mujeres que de hombres en el gobierno, o en cualquier institución, ¿de que me sirven si no están cualificados?  Pongamos a personas que tengan la capacidad necesaria para ese trabajo, sea hombre o mujer. En lugar de paridad, podría ser 80 mujeres y 20 hombres, 80 hombres y 20 mujeres, 100 mujeres sólo, o 100 hombres sólo, al final serían personas igual. La cuestión es como realicen su trabajo, y si sólo por paridad van a poner una mujer que es menos capaz que un hombre, pues me niego, igual que me niego a que solo por el hecho de ser hombre no se cuestione su valía y estén por derecho.