Madrid Río

Como parece que está llegando el buen  tiempo y que son más largas las tardes, aprovechamos, los días que no llueve y con la excusa de sacar a Carmen, a pasear por las orillas de río Manzanares que tan apañado nos está dejando nuestro señor Alcalde.

Todavía le quedan algunas cosillas por terminar, pero la verdad es que es un paseo bastante agradable, espero que sepamos conservarlo y no lo destrocen los vándalos en dos días.

Hoy había mucha gente, sobre todo en el puente del tirabuzón, como lo inauguró el alcalde ayer querían verlo de cerca, tenía tanta afluencia como la puerta del sol en hora punta, así que lo cruzaremos otro día que esté más tranquilo.

Patos hay bastantes, pero  no hemos visto a ninguna gaviota reidora.

 

DOS DE MAYO

dosdemayo

El lunes Dos de Mayo de 1808, las capas más populares del Pueblo de Madrid, en un clamor violento de indignación antifrancesa, se echan en la calle ante el Palacio Real para impedir la marcha del último infante real. La violenta represión francesa no hace más que extender el sangriento motín por toda la ciudad.

dosdemayo11

Durante cuatro horas, los franceses pierden el control de la ciudad sufriendo más de medio centenar de bajas entre muertos y heridos. Las autoridades españolas impiden salir a combatir a las débiles tropas españolas de guarnición. El pueblo, solo y sin armas, se enfrenta sangrientamente a los franceses. Apenas unas docenas de artilleros e infantes españoles del Parque de Monteleón desobedecen las órdenes uniéndose al pueblo y entregándole armas.

dosdemayo3

A las dos de la tarde el motín ha sido sofocado en sangre por más de 20.000 soldados franceses. En la lucha morirán y serán ejecutados ante los pelotones de fusilamiento imperiales 410 madrileños (de entre ellos 57 mujeres y 13 niños, también 40 militares españoles). Otros dos centenares largos serán heridos.

tresdemayo

Empezaba así la Guerra de Independencia

Manuela Malasaña fue la heroína madrileña, convertida en uno de los mitos de la resistencia del pueblo de Madrid ante las tropas del general Murat, jefe del ejército francés, que ocupaba la capital del Reino y contra el que se sublevó la población de Madrid el 2 de mayo de 1808.

Según la leyenda, Manolita, la joven bordadora, pasaba a su padre y a otros defensores del Parque de Artillería de Monteleón -levantado en armas bajo la jefatura de los capitanes Daoíz y Velarde- los cartuchos de munición, durante aquella mañana del 2 de mayo.

malasa

Madrid se encontraba sitiado por las tropas napoleónicas y debido a las revueltas populares y a la prohibición de portar armas, los soldados registraban a toda la gente que iba por la calle. Manuela Malasaña se topó con unos soldados franceses y éstos al registrarla encontraron unas tijeras, los soldados pensaron que se trataba de un arma y no de una herramienta de trabajo

Fue detenida y condenada a la pena de muerte en juicio sumarísimo . Fue fusilada, por entender los franceses que las tijeras podían ser un arma ofensiva contra su ejército, según el ‘Decreto de Guerra’ proclamado por Murat ante el levantamiento del pueblo madrileño.

Enterrada junto con otras víctimas de los sucesos del 2 de mayo de 1808 en el cercano cementerio de la Buena Dicha, su juventud y su condición de mujer hicieron de ella una figura muy popular entre el pueblo de Madrid, que admirando su valor y sacrificio por la libertad, dio su nombre a un barrio, el de Malasaña, por ser allí donde fue detenida por el ejército invasor en ese histórico día inolvidable para el pueblo de Madrid.

REAL JARDÍN BOTÁNICO

parque-botanico-entrada

Fernando VI fue el precursor de este jardín botánico, en octubre de 1755. Se instaló en la Huerta de Migas Calientes, lo que es hoy Puerta de Hierro. Contaba con más de 2.000 plantas, recogidas por José Quer, botánico y cirujano.

Carlos III decide trasladar el Jardín Botánico al su actual emplazamiento, el Paseo del  Prado, Sabatini y Juan de Villanueva, fueron los encargados del proyecto, se inaugura en 1781.

entrada

En esos años se construyen tres terrazas escalonadas y se cultivan las plantas con el método Linneo, uno de los botánicos más importantes de la historia. Se construyen los emparrados,  la verja que rodea el jardín y el invernadero llamado Pabellón Villanueva.

1

Desde su fundación se han hecho tres reestructuraciones importantes:

-1857.- Siendo director del Jardín Mariano de la Paz Graells, se remodelo la terraza superior y el invernadero que lleva su nombre. También se instaló un zoológico, años más tarde, se trasladó al Jardín del Buen Retiro.

-1974.- Se cierra al público – tras décadas de abandono- para abordar profundas obras de restauración y recuperar el diseño dieciochesco original de las dos terrazas inferiores.

-2005.- Con motivo de su 250 aniversario, se inauguró una cuarta terraza – con más de 7.000 m2- en la parte más alta del recinto, un talud que linda con la calle Alfonso XII y que cuenta con unas vistas privilegiadas.

TERRAZA DE LOS CUADROS

rosas

Primera parada del recorrido, es la más espaciosa de todas. Aquí se encuentra la rosaleda, con una colección de plantas ornamentales, como la de rosas antiguas donada por Rosa Urquijo, plantas aromáticas, árboles frutales, la huerta y las flores de temporada, tulipanes, dalias, azaleas….alrededor de los fontines (pequeñas fuentes)

ro_352

trepadoras

TERRAZA DE LAS ESCUELAS BOTÁNICAS

Un poco más pequeña que la anterior, alberga la colección taxonómica de plantas, se sitúan alrededor de doce fuentes. Las plantas se han colocado siguiendo un criterio de ordenación científico, empezando por las más primitivas, como los pinos o los abetos, hasta las más evolucionadas, haciendo un repaso del reino vegetal.

5

TERRAZA DEL PLANO DE LA FLOR

4

Más elevada y un poco más reducida, se encuentra una variada representación de arbustos y árboles, en la glorieta central se encuentra el estanque y el busto a Linneo, en la zona norte el invernadero  Graells dedicado a las palmas. En el centro de la terraza se levanta el Pabellón Villanueva, edificado en 1781 como invernadero y que actualmente se utiliza como galería de exposiciones temporales.

lago

estanque

TERRAZA DE LOS LAURELES

Añadida en 2005, es la más pequeña, situada detrás del Pabellón Villanueva, dedicada a albergar colecciones especiales, como la colección de bonsáis donada en 1996 por el ex presidente Felipe González.

Real Jardín Botánico

bonsai

pseudocydoniasinen_265

MADRID entra en la Historia

mad000-81

Madrid entra en la Historia de la mano del Emir cordobés Muhammad I (850-866), cuando ordena construir un baluarte defensivo, en lo alto de un cerro, a la izquierda del río Manzanares.

Este castillo, formaría parte de un cinturón defensivo, desplegado entre el Macizo Central y la ciudad de Toledo, que había sido capital del antiguo reino visigodo.

La finalidad de esta red de atalayas, torres vigías y castillos era el establecer un sistema estratégico, una muralla infranqueable, que permitiera conocer los posibles avances de las tropas cristianas con suficiente antelación y que sirviera también de freno a estos ataques, comunicándose las distintas guarniciones entre sí mediante humaredas (de día) y con hogueras y fogatas (de noche).

Se sabe que, la fortaleza madrileña era una pieza capital en el funcionamiento de dicha red. Castillejos y atalayas se situaban cerca de las vías naturales de penetración, de norte a sur, descendiendo desde Gredos y Guadarrama.

Muchos de estos enclaves han llegado a nuestros días, bien por restos o por la toponimia, como La Alameda, Torrelodones, Valdetorres, Buitrago, El Berrueco, Mirabel, Torrelaguna, Venturada o El Vellón, por no hacer más larga la lista.

La construcción del baluarte madrileño se debió plantear como fortificación de empeño, con recios y sólidos muros y fortificaciones. La propia voz castellana de “almudena” , que de su origen árabe prevaleció posteriormente, indica con claridad qué tipo de fortificación se hizo.

Además, el hecho de que el castillo de Madrid quedase a mitad de camino entre las montañas de Guadarrama y Toledo, le otorgaba carácter de llave o bisagra en la seguridad de los árabes.

En esta primera “almudena” del siglo IX hubo habitantes, además de soldados. Parece indicarlo la gran extensión que abarcaba el itinerario de una muralla que salía del castillo en sí, dejando un considerable espacio interior.

Si la guarnición era abundante, se hacía necesaria una población que abasteciera a la soldadesca de alimentos, útiles y prendas.

Nos hallamos por tanto, no sólo ante un hecho físico, el castillo, embrión del futuro Madrid, sino también ante una primera población de madrileños. Esos habitantes, aunque se dedicaran a menesteres no directamente bélicos, dependerían de los jefes militares de las guarniciones.

“Almudayna” significa también “ciudadela”, – núcleo urbano fortificado –, y las nueve hectáreas que había dentro de la muralla, eran suelo suficiente para un número de callejuelas y casas.

Es arriesgado afirmar que las autoridades militares musulmanas dispusieran desde el principio de la construcción un solar para la población civil, pero la diferencia entre castillo propiamente dicho y la muralla es enorme.

Dentro de este recinto pueden diferenciarse tres áreas: al norte, el castillo; en el centro, un espacio vacío a modo de campo de maniobras, llamado luego Campo del Rey, y hoy Plaza de la Armería, que suele darse siempre en fortalezas importantes; y al sur, la “almudayna” o pequeña ciudad.

No es casual que, la población se dispusiera hacia el sur, pues por esta zona era más fácil la salida, frente a los barrancos del norte y del oeste.

La comunicación en ésta zona meridional era más fácil con el exterior, y de ahí que se abrieran en este flanco dos puertas.

El itinerario que dibujaba la primera muralla del siglo IX alcanzaba cerca de dos kilómetros, abriéndose varias puertas cuya localización aproximada se conoce, aunque no se conserven.

Arrancaba del ángulo suroeste del castillo, continuando por el escarpe del barranco que cae al Campo del Moro llegando a la Cuesta de la Vega, donde se abría una de las puertas.

Seguía un lienzo que, hoy por hoy, es el mayor y mejor que conservamos, bordeando por el norte el moderno Viaducto pero sin cruzar el barranco. En algún punto de este tramo surgía una “coracha” o brazo pequeño de muralla, que moría en la famosa Torre Narigués, que debía ser una avanzada sobre la caída del terreno.

Continuaba por detrás del actual edificio de Capitanía, para en la calle Mayor, frente a la del Factor, abrirse otra puerta, la que los cristianos llamaron de Santa María por la proximidad a la parroquia del mismo nombre, pero que los árabes conocían por Arco de la Almudena.

Llegada a este punto en el arranque del camino de Alcalá de Henares, el recorrido de la muralla experimentaba otro giro orientándose hacia el norte, por la calle del Factor, para llegar a la Plaza de Oriente y unirse al castillo, aunque es posible que antes se abriera una tercera puerta, llamada de la Sagra, quizás sólo de utilidad militar. Eran las puertas del suroeste, – de la Vega – y la del sureste – de la Almudena – las utilizadas mayoritariamente.

Ambas tenían en el cuerpo central un gran arco de herradura, flanqueado a los lados por dos macizas torres, de una de las cuales, en la puerta de la Vega, aún pueden verse restos, aunque es muy posible que debajo de la moderna calzada de la calle, quede la parte baja de toda la construcción.

Esta es al menos, la descripción que de las dos puertas madrileñas nos hicieron López de Hoyos y Jerónimo de la Quintana, a finales del siglo XVI y principios del XVII.

La Puerta de la Vega debieron aún verla, pero la de la Almudena o Arco de Santa María ya había desaparecido, aunque la tradición conservaba la etimología del lugar y además, los citados eruditos, debieron manejar narraciones escritas u orales anteriores.

La puerta de la Vega o de Al-vega, se situaba al final de la actual calle Mayor, más allá de la fachada de la cripta de la nueva Catedral de la Almudena, iniciando lo que en el callejero madrileño aún se denomina Cuesta de la Vega.

DEROGACIÓN DE LA LEY/15/97

que permite la privatización de la Sanidad pública

Sanidad Pública CM. Lo que hay que saber:
1) Los nuevos hospitales de gestión privada han cubierto sus plazas con médicos de los hospitales públicos, que se han quedado sin buena parte de su personal. En el caso de La Paz se han ido el  40% de los médicos.
2) A pesar de haberse ido, sus nóminas corren a cuenta de sus antiguos hospitales de origen. Es decir, esos médicos trabajan para un hospital privado pero su sueldo sale del hospital público.


3) De momento 3 de los hospitales privados no han abierto por falta de personal. No obstante están cobrando de la Comunidad una cuota fija diaria (a pesar de estar cerrados y sin estrenar).

4) A pesar de la clamorosa necesidad de médicos de los hospitales públicos, para cubrir las bajas de los médicos que se fueron a los privados, tienen prohibido contratar nuevos médicos, en tanto que no se cubran las plazas de todos los hospitales privados para que éstos puedan empezar a funcionar.
5) Cada hospital privado cobra de la Comunidad 300 EUR por cada paciente que atiende, independientemente de lo que le     haga (diagnóstico, pruebas, consultas, etc). Esta cuota sigue siendo 300 EUR aunque lo que le hagan cueste mucho menos.
6) Cuando llega un paciente cuya prueba cuesta más de 300 EUR, el paciente es desviado automáticamente a un hospital     público. Así el hospital nunca pierde dinero, y además no compensa en otros pacientes sus ganancias cuando ha atendido a otro paciente por menos de ese dinero (es decir que es como en el casino, siempre gana la banca).
7)  Ninguno de estos hospitales tiene laboratorios para hacer sus propios análisis de sangre, de bioquímica, citología, etc. Estos servicios son contratados a empresas privadas externas que cobran sus servicios.
8)  Como muchos médicos no se fían mucho de lo que hacen estas empresas externas, en la práctica es frecuente mandar   las muestras para analizar por duplicado, por una parte a la empresa externa responsable de ese servicio, y por otra     parte a un laboratorio amiguete de la pública del hospital de procedencia. La sanidad pública está pagando cada análisis de hecho por duplicado.
En definitiva, dentro de unos años no se sabe qué tipo de médicos nos van a poder atender. Teníamos una sanidad pública que era de las mejores del mundo y no hace falta ser muy listo para sospechar cómo va a evolucionar esto. Afortunadamente para los que vivan fuera de Madrid, esto no está pasando en otras comunidades. No se entiende cómo, por muchas transferencias en sanidad que haya, cuando se comete en una comunidad un desaguisado de este tipo con la clara intención de desmantelar el sistema, el gobierno central no da un puñetazo en la mesa ni pone las cosas en su sitio.


El otoño se presenta caliente en la sanidad madrileña. Por favor informaros y contrastad éstas y otras informaciones.
Nuestra pasividad es lo que más les conviene a los que quieren desprestigiar y desmantelar la sanidad pública. Buscad la verdad y reaccionad. Es realmente importante lo que nos estamos jugando.

Si alguien quiere dejar su salud en manos de una empresa, cuyo objetivo (como el de todas las empresas) es ganar         dinero… No parece ni medio lógico dejarse operar por alguien que, como primer objetivo, va a estar más pendiente de obtener   beneficios económicos que de proporcionarnos la mejor atención posible
Tómate 1 minuto para firmar la solicitud de derogación de la Ley/15/97 que permite la privatización de la Sanidad pública. Entre tod@s tenemos que aportar lo que podamos para frenar este despropósito en el que se están convirtiendo nuestros servicios públicos. Aparte de la privatización de los nuevos hospitales, el gobierno de Esperanza Aguirre ha iniciado la privatización de la Atención Primaria, existiendo centros de salud que ya tienen algunas plantas privadas, con consultas privadas y médicos contratados de manera privada!! En 2 o 3 años el sistema   nacional de salud no será más que un conglomerado de empresas privadas, que dejarán de pautar ciertos tratamientos o no realizarán intervenciones quirúrgicas si el gasto no les conviene. Este hecho se está constatando ya en el Hospital del Sureste, donde a enfermos con un tratamiento caro se les está negando el mismo. Los nuevos hospitales, como ya sabéis están funcionando con el mínimo de personal, en algunos casos esto repercute tanto en la calidad de los cuidados que se están dando situaciones en las que se pone en peligro la vida de los pacientes, ¿quieres quedarte a un lado?

Firma en:
http://www.casmadrid.org/ Te pido que lo envíes al mayor número de contactos posibles. Además puedes descargarte la hoja de firmas en la misma página.

¡¡POR UNA SANIDAD PUBLICA, GRATUITA Y DE CALIDAD!!

EL BELÉN DEL PRINCIPE

Dice la historia que San Francisco, tras su peregrinación a los Santos Lugares, celebra la Eucaristía en la nochebuena de 1223 en una cueva del pueblo italiano de Greccio, próximo al convento del Santo, preparando una celebración de un pesebre con una mula y un buey, considerándose desde entonces esta representación como el origen del belenismo.

La ciudad Palestina de Bet-le-hem, “casa del pan”, fue donde tuvo lugar el acontecimiento que ha dado nombre a los Belenes, también conocido como “Nacimiento”, “Portal” en el Sur de España y “Pesebre” en Cataluña.

El testimonio más antiguo de un Belén con figuras es del año 1252 en el monasterio alemán de Füsen. Y en 1300 el primer Belén en España, en la catedral de Barcelona.

Se sostiene que el primer nacimiento con figuras de barro se construyó en Nápoles a fines del siglo XV. Felipe V en su viaje a Italia en 1702, recibió como regalo un belén, y su hijo Carlos III, que hizo del nacimiento una institución nacional en Italia mientras ocupó el trono, también lo introdujo en España, fomentando que los “Belenes” se popularizaran en todo el reino itálico y español.

El Rey en 1760 encargaría para su hijo, Carlos IV, “El Belén del Príncipe” para colocarlo en el Palacio del Buen Retiro. El valenciano José Esteve, llegó a realizar hasta 180 figuras de medio metro de altura con destino al mencionado belén del príncipe. Los belenes de palacio llegaron a contar con casi seis mil figuras, muchas de las cuales se dispersaron, posteriormente, entre museos y otras colecciones particulares.

belen

belen-del-principe-3-294x300

herrero3

belen-del-principe-palacio-real-misterio-300x245

Como no tengo mucho espacio, todos los años pongo el Misterio, no es del siglo XV, no es de Nápoles, pero me lo regaló mi suegra, y para nosotros tiene mucho valor.

pict0160

LA CASA DEL DUENDE

La ‘Casa del Duende’ estaba situada en la esquina de las calles de Conde Duque y del Duque de Liria en el barrio de Universidad del distrito municipal de Centro de la ciudad de Madrid. En ella, a comienzo de un verano del siglo XVIII, ocurrieron unos hechos propios de una novela gótica, un cuento de Edgar Allan Poe o una película de Stephen King, que han quedado en el anecdotario madrileño como la ‘Leyenda de la Casa del Duende’.

Nuestra historia comienza en el mes de junio de mil setecientos y pico. Se desarrolla en la llamada ‘Casa del Duende’ propiedad de la Marquesa de Hornazas que ocupaba el piso principal de la misma. En su planta baja existía una concurrida taberna de animada y escandalosa clientela. La noche que nos ocupa, la algarabía era mayor de lo habitual y fue entonces cuando ante los alborotadores clientes apareció de pronto un enano barbudo que les impuso silencio, les reconvino para que así lo guardaran en noches sucesivas y amenazándoles con represalias en caso contrario. Por supuesto que el silencio se hizo aquella noche, como no, después de tan terrible sorpresa.

Sin embargo, poco duró la tranquilidad, ya que unas noches después, los envalentonados clientes, esta vez provistos de palos y porras, volvieron al escandalo. Al filo de la medianoche, llegaron seis enanos armados de garrotes que manejaban diestramente y con los que repartieron ‘candela’ entre los alborotadores parroquianos. Parece ser que la taberna tuvo que cerrar por falta de clientes.

Pero no termina aquí esta historia. Por esas fechas estaba la marquesa ordenando a uno de sus lacayos la compra de unos cortinajes para adornar el salón cuando aparecieron tres enanos que le regalaron unas cortinas de preciosas telas. Para que quieres más. La señora Marquesa de Hornazas no lo pensó dos veces y abandonó el inmueble, poniendo sus estancias en alquiler para no volver nunca jamas.

Todavía hay más. Así es, puesto que el primer piso lo alquiló un canónigo del que se conoce hasta el nombre: don Melchor de Avellaneda. Esto es lo que le sucedió, según cuenta la ‘Leyenda de la Casa del Duende’: Estaba don Melchor escribiendo al señor obispo para solicitar un libro que necesitaba para mejor redactar sus sermones y mejor conmover a sus feligreses, cuando, antes de firmar la carta, apareció un enano vestido con ropajes de monaguillo con el libro solicitado. El asombrado sacerdote salió de la casa como alma que lleva el diablo y cuentan que hasta salió de Madrid para poner tierra de por medio entre él y la minúscula aparición.

Enrevesada historia ¿verdad?. Pues aún hay un último suceso para engordar la leyenda. Uno de los nuevos inquilinos era una lavandera que habitaba en la buhardilla, Jerónima Perrín dicen que se llamaba. La humilde lavandera bajaba cada mañana al río Manzanares para allí, junto con sus colegas de profesión, hacer la colada y allí mismo, en los secaderos de la ribera del río, colgaba la ropa hasta la tarde, cuando la recogía para llevarla a la planchadora. Pero uno de esos días en los que tuvo lugar nuestra historia, comenzó a llover por la tarde y así estuvo casi toda la noche. La buena Jerónima madrugó bastante a la mañana siguiente para ir a recoger la ropa que allí había dejado colgada, pero al llegar al portal se encontró con tres enanos que le entregaron su ropa.

Después de este cuarto suceso, la Justicia y la Inquisición tomaron cartas en el asunto. Se tomó declaración a los testigos. Se buscó a los enanos por toda la Villa y Corte. Se registraron las estancias, desde la cueva del sótano hasta la buhardilla de Jerónima. Las pesquisas resultaron infructuosas y la investigación se cerró sin ninguna conclusión.

Muchos años después, cuando fue demolido el inmueble para construir el actual, aparecieron en un sótano del que no se tenía constancia, nueve individuos demacrados: eran de muy corta estatura y se dedicaban a la falsificación de moneda.