EL TIEMPO

surreal_paradise_by_eclipsy

 

El tiempo que todo arrasa,

Y como un rio se lleva

las ilusiones y la esperanza

unas veces cumplidas y otras negadas,

Me miro sin mirar y encuentro

Quien fui, quien soy y qué espero

Pero cuando mi imagen enfrento,

No reconozco a quien mira tras el espejo.

Somos reflejo de lo vivido, lo imaginado,

Almacén de sentimientos, sensaciones,

Dolores, alegrías y tristezas,

Mezclados sin ningún orden y sin fecha.

G.R.G.

CONTIGO Y SIN TI

 

 

 

Contigo a mi lado,

soy la flor primera

de un ramo temprano,

que sonríe a la mañana

en un campo labrado.

Sin ti a mi lado,

soy la primer hoja

que cayó del árbol,

a merced del viento,

del frío helado,

y con un movimiento

queda olvidado

lo que un día fuera

campo sembrado.

 

G.R.G.

ALEGRÍA

Que doblen las campanas

Que suenen las trompetas

Echen al vuelo palomas

Que se callen las tristezas

Que todo se inunde de luz

Dar paso a la alegría

Ponerse vestidos blancos

El día más feliz de mi vida

Que canten los ruiseñores

Que florezcan azucenas

Que brille en el cielo el Sol

La Luna y las estrellas

Que se acaben las penas

Que se esconda la amargura

Que vuelvan ya, la esperanza

Y la alegría futura

Que se alegre todo el mundo

Y se una a mi felicidad

Que no haya nada oscuro

Que todo sea claridad

Sembrar el suelo de flores

Simulando una alfombra

Para que pase mi amor

Cuando llegue la hora

Que todo sea una fiesta

Bailando todos al son

La música que se oirá

Saldrá de mi corazón

Que se repartan abrazos

Que se beba la alegría

Llega mañana mi amor

Quiero que sea un gran día

17 Noviembre 1977 G.R.G.

VOLAR

Sin apenas salir del nido

Intentas abrir las alas,

Con un batir tembloroso

En las alegres mañanas.

En la seguridad del nido

Como desde una atalaya,

Contemplas el ir y venir

De pájaros en lontananza.

 

 

 

De brinco en brinco,

De rama en rama,

Ves pasar, día tras día,

La libertad de tu raza.

Hoy será una golondrina,

Mañana, quizás un jilguero,

Después una calandria,

Otro día un carpintero.

 

 

Volando libres al Sol,

Bajo un cielo de esperanza,

Disfrutan de su alegría

Sin  pensar en el mañana.

Sueñas ser uno de ellos,

Volando seguro al viento,

Sintiéndote independiente,

Teniendo para ti, todo el Cielo.

 

Quisieras poder dejar

El nido donde te alojas,

Y volar libre hacía el Sol,

 

En busca de nuevas cosas.

¡Pobre pajarillo tonto!

Creer que todo es libertad,

Que en la vida todo es gozo.

No sabes la verdad.

 

 

 

 

 

¿Sabes quizá el sufrimiento

Que tendrás que pasar?

Volando libre en el viento,

Si, ¿y cuando haya tempestad?

¿Sabes, mi pobre angelito,

Inocente en tu niñez,

Que lo mejor del mundo

Es……no crecer?

G.R.G.

 

LA CUARTA

 

La cuarta hija de Encarna (la quinta en jeraquía) se llama Gema.

 

No aparece en la cabecera porque cuando ella nació ya existían las fotos en color.

 

Las tres éramos mayores, y nuestro hermano ya tenía catorce años.

 

Él se encargaba de llevarla de paseo con todos sus amigos, por eso de pequeña siempre fue un poco “manolo”.

 

Tendría más o menos un año cuando se casaron mis hermanas, la primera en Septiembre del 77 y la tercera en Abril del 78. (Felicidades hermana por tu treinta aniversario de boda).

 

Así que nos quedamos solas. Por entonces mi novio (hoy mi marido, y por muchos años más) y yo, nos habíamos comprado piso y teníamos la economía un poco ajustada (sabeís lo que es eso ¿no?); con lo cual pasábamos las tardes del fin de semana en casa de la señora Encarna con la niña.

 

Mi madre eso de dejar solos a los novios, cómo que no, así que cuando tenía que ir a la cocina, o se ausentaba por algún motivo, dejaba a la niña encargada de “vigilarnos”, y desde luego estaba bien enseñada, porque si se acercaba para darme un beso, la niña rompía en gritos llamando a MAMA.

 

Más que nuestra hermana, para nosotras fue un aprendizaje a ser madres.

 

Le escribí esto cuando nació:

 

Cuando alcanzábamos

Nuestra adolescencia,

Nos sorprendió madre

Con tu presencia.

 

La piel blanca

De primavera

Y negro el pelo

De noche serena.

 

Tus enormes ojos

No saben tristezas,

No conocen penas

De viejas leyendas.

 

Tus ojos no han visto

La figura enhiesta

De la amargura que llama

Siempre a nuestra puerta.

 

No saben de odios,

Rencores, ni guerras,

De vivir odiando

A quien tienen cerca.

 

Tus sueños no enturbian

La vana existencia

Que todos llevamos,

Cuando hay “experiencia”.

 

Tú, inocencia clara,

De hermosa belleza,

No sabes la lucha

Que pronto te espera.

 

Tú, luz hermosa,

Clara y fresca,

Vives en un mundo

Lleno de belleza.

                     G.R.G.