ORÍGENES DEL NOMBRE DE MADRID


Muralla musulmana

 

 

Según la leyenda fue llamada “Metragirta” ó “Mantua Carpetana” y fundada por Ocno Bianor, hijo de Tiberio, rey de Toscana y de la bella Mantua.

 

Otros que la ciudad originariamente se habría llamado “Ursa” (“oso” en Latín), dado el gran número de estos animales que fueron encontrados en los montes colindantes, y que, junto al “madroño”, son símbolos de la ciudad desde tiempos medievales.

 

En el siglo II a.C. comenzó la conquista de la Península Ibérica por los romanos, dejando huellas de su paso en las tierras ribereñas del Río Manzanares, mosaicos, lápidas y bronces.

 

En el año 711 se inicia la conquista Islámica, que sólo será detenida en las montañas asturianas y cántabras, el resto de la península queda bajo el dominio musulmán.

 

Cuando comienza la Reconquista, los musulmanes instalan atalayas y torres fortificadas en lugares estratégicos, para frenar el contingente de cristianos que avanzan desde el norte de la Península. Una de estas atalayas es la de Muhammad I, quinto emir independiente de Córdoba, hijo de Abderramán II, que la construye en la colina situada en la margen izquierda del río Manzanares.

 

Sobre esta colina se asentarán primero el Alcázar y después el Palacio Real. Al pié del montículo, una barrancada: lo que será siglos después, la calle de Segovia. Y al otro lado de esta hondonada, otra colina: la zona que más adelante será llamada de Las Vistillas. 

 

Según el hispanista Leví-Provençal, y corroborado por historiadores autorizados, el emir Muhammad Ibn Abd al-Rahman fue el fundador de Madrid, y que “Matrice”: madre de aguas,  fue el primer nombre de la villa, nombre del Madrid premusulmán; este nombre aludía al arroyo que discurría entre las dos colinas enfrentadas.

 

Cuando los árabes llegan a la zona, cambian el nombre por el de “Mayrit”, (traducción al árabe del primitivo “Matrice”), que está compuesto por el término árabe “Mayra” (madre, matriz) y el sufijo ibero románico “it”, equivalente a “lugar”.

 

La villa tuvo así durante la dominación musulmana dos topónimos paralelos por su idéntica construcción y por su equivalente valor etimológico.

 

Después de la Reconquista, sólo uno de los topónimos prevalece, el cristiano, es decir, el latino visigodo y mozárabe , pasando a llamarse “Matrit”, que todavía se conserva intacto en el gentilicio madrileño.

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “ORÍGENES DEL NOMBRE DE MADRID

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s