AVENTURAS DE UNA MONEDA


Soy una moneda de cinco céntimos, nací en una casa muy grande, donde vivía con toda mi familia que cada día aumentaba más.

Mis hermanas mayores se reían de mí, decían que valía muy poco y eso me ponía triste.

Pero si pensaba que era triste mi casa, peor fue cuando salí a la calle, tanto ajetreo. Al principio me volví tonta, no sabía donde estaba; poco a poco me fui acostumbrando a estar todo el día de aquí para allá.

Conocí a toda clase de gentes, desde un pobre que pedía a la puerta del metro, hasta una señora llena de sortijas, que ni siquiera se dignó mirarme.

Pasé por tantas manos, que hoy, podría deciros que clase de personas sois, sólo con que vuestras manos me rocen.

Un día se acabó el ir rodando y rodando, fuí a parar a las manos de un niño, que me hizo pasar por la ranura de un elefante de porcelana, en donde vivo feliz, tranquila y muy contenta. El niño viene a verme de vez en cuando y yo le regalo mi risa, haciendo sonar mi metal contra las paredes del elefante.

Para él, si valgo mucho.

Anuncios

7 comentarios en “AVENTURAS DE UNA MONEDA

  1. Me ha encantado Lupe… bonita forma de expresar el valor de una misma cosa para personas diferentes y sobre todo, lo más hermoso: la ilusión de los más pequeños de la casa. Un beso.

  2. Isa, es verdad que no cuesta nada hacer feliz.Besos

    Neruda, gracias, los niños son el futuro y hay que cuidarlos. Besos

    Sr. Oscuro, creo que todos hemos tenido algún cerdito. Gracias por pasarte por mi blog. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s