PLAZA DE LA VILLA


Es uno de los rincones más bellos y mejor conservados de Madrid, desde ella se ha gobernado la Villa desde tiempo inmemorial.

Fue el centro del Madrid cristiano ya que estaba ubicada equidistante de las dos principales puertas de entrada a la ciudad, La puerta de Guadalajara (Mercado San Miguel) y Puerta de la Vega, al final de la calle Mayor.

Debe su actual nombre al título de “Noble y leal Villa de Madrid” que otorgó a la ciudad el rey Enrique IV. Hasta ese momento, la plaza recibía el nombre de San Salvador, en honor a la iglesia medieval de San Salvador que había en el número 70 de la Calle Mayor.

Esta tranquila plaza peatonal está encuadrada por varios edificios interesantes cargados de historia: CASA DE LA VILLA, CASA CISNEROS, CASA TORRE LUJANES, y destacando en el centro la estatua de DON ÁLVARO DE BAZÁN.

Hay una Mezcla de estilos desde gótico, plateresco y se llega al barroco.

CASA DE LA VILLA

 

La ciudad no tuvo edificio propio hasta 1629 cuando Felipe IV concedió licencia al Ayuntamiento para construir un edificio que sirviera de sede al Gobierno. 

 

La fachada está compuesta de dos grandes bloques simétricos de granito y ladrillo compuestos por dos torres y balcones a cada lado de la puerta principal. Sobre está, se encuentra el escudo de Madrid.

La construcción del edificio, concebido también como Cárcel de la Villa, fue iniciada por Juan Gómez de Mora en 1644, y continuada por José Villareal en 1648 y posteriormente por Teodoro Ardemans que la termina en 1696. En 1789 Juan de Villanueva concluye la fachada a la calle Mayor edificando una columnata dórica, on la finalidad de permitir a los reyes presenciar el paso de la procesión del Corpus Christi.

En 1966 se sustituye la cubierta de teja plana por pizarra, se quitan los revocos y la fachada vuelve a su aspecto anterior de ladrillo visto. Ya en el siglo XX, el arquitecto Luis Bellido construye un pasadizo para unir el Ayuntamiento con la Casa Cisneros, que el Consistorio compró en 1906 para ampliar sus instalaciones.

En la fachada que da a la Plaza de la Villa, por donde tiene acceso el edifico, hay dos puertas gemelas (la más cercana a la Calle Mayor es la que correspondía a la Casa del Ayuntamiento y la segunda a la Cárcel de la Villa).

En su interior, es digno de destacar la escalera de piedra, adornada con tres tapices del siglo XVII; el salón de audiencias, el de sesiones, y la antigua capilla decorada con frescos de Antonio Palomino.

CASA O TORRE DE LOS LUJANES

 

 

Es una de las casas más antiguas que se conservan en Madrid y en ella residieron durante varios siglos distintas generaciones del linaje de los Luján. Se cree que fue construida a lo largo del siglo XV, aunque en realidad, tanto la casa señorial como la torre, se construyeron en épocas diferentes, siendo la torre la construcción más antigua del conjunto, pues presenta incluso vestigios arquitectónicos góticos y medievales de inspiración árabe, como el arco de herradura que da a la calle del codo. La casa señorial fue mandada construir por Álvaro de Luján en 1494, es de planta irregular, organizada en torno a un patio central y presenta decoraciones similares a las de la torre, destacando su portada gótica y sus blasones heráldicos.

 

A lo largo del tiempo ha sido destinada a diversos usos, se dice que sirvió de residencia al rey Francisco I de Francia cuando fue hecho prisionero por el soldado Juan de Urbieta en la batalla de Pavia (1520), pero lo más probable es que sólo estuviera los días necesarios mientras se le habilitaban algunas dependencias en el Alcázar. Su carácter señorial se ha mantenido a lo largo de casi toda la época moderna, parejo a los descendientes de este antiguo linaje madrileño, pues se sabe que a finales del siglo XVI la habitaban Diego y Fernando de Luján, y a mediados del siglo XVIII ya se tenía por la residencia del Conde de Castro Ponce, título nobiliario que ostentaban los patronos de este linaje desde 1670.
Durante el reinado de Fernando VII en la torre se localizaban las instalaciones del telégrafo óptico y desde 1858 se convirtió simultáneamente en la sede de la Sociedad Económica Matritense de Amigos del País, de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, y de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, aunque esta última fue trasladada a la calle de Valverde en 1894.
Un año antes de que se trasladaran aquí estas instituciones científicas y académicas el gobierno decidió conservar este inmueble y se encargó de su reforma, aunque a tenor de la opinión de los críticos del momento no debió de ser muy acertada, pues fueron revocados y desvirtuados los antiguos elementos arquitectónicos de la fachada, a excepción de la portada de cantería berroqueña que da a la plaza de la Villa, e incluso se coronó la torre con un almenado que no había tenido nunca.
En 1910 el ayuntamiento encargó al arquitecto Luis Bellido González la restauración del inmueble para instalar la Hemeroteca Municipal, pero también con el objeto de recuperar los elementos arquitectónicos originales e instalar algunos elementos arquitectónicos pertenecientes al antiguo Hospital de la Latina, como una escalera con balaustrada y los sepulcros, vacíos, de Beatriz Galindo y Francisco Ramírez, fundadora de este hospital y su esposo.
En 1983 se trasladó la hemeroteca al Cuartel del Conde Duque y los sepulcros del zaguán se llevaron al antiguo Hospicio de San Fernando, sede del Museo Municipal. Hace algunos años el arquitecto Fernando Chueca Goitia llevó a cabo otra reforma interior del inmueble para acondicionar a nuevas necesidades las dependencias de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas.

CASA CISNEROS

 

Esta impresionante casa palacio fue construida en 1537 por el sobrino del célebre cardenal Cisneros, Benito Jiménez de Cisneros.
Realizada en un estilo plateresco, lo más destacable del primitivo edificio es la fachada que da a la calle del Sacramento, y que está formada por un arco de sillería de granito sobre el que se situaba el balcón principal flanqueado por dos bellas columnas. En esa época, la fachada que daba a la plaza de la Villa era la parte trasera del edificio, y daba acceso a las cuadras y corrales.
A lo largo del tiempo esta casa ha albergado a personajes importantes de la historia de España; se dice que aquí estuvo preso el secretario de Felipe II, Antonio Pérez, y de ella escapó a Francia en 1590. Además, aquí nació el conde de Romanones, y tuvo por ilustres residentes a los generales Narváez y Polavieja.
En 1909 el edificio fue comprado por el Ayuntamiento para integrarlo en las dependencias de la Casa de la Villa; siendo objeto de una profunda restauración realizada por el arquitecto Luis Bellido y González, y por la que consiguió numerosos premios. Lo más destacable de la restauración fue la construcción de la fachada que da a la plaza de la Villa, así como el pasadizo volado que la conecta con el Ayuntamiento. Ambas actuaciones se hicieron en consonancia a las trazas originales del edificio.
En 1944 fue de nuevo reformada, esta vez en el interior, por Felipe Trigo.
ESTATUA DON ÁLVARO DE BAZÁN

 

 

Situada sobre el solar de una antigua fuente, está dedicada a don Álvaro de Bazán, primer marqués de Santa Cruz y Capitán General de las Galeras de España durante el reinado de Felipe II. Como marino participó con arrojo y valentía en la batalla de Lepanto contra la flota turca el 7 de octubre de 1571.
Erigida por iniciativa particular, fue realizada en bronce por Mariano Benlliure tomando como modelo la conocida escultura de Carlos V, obra de León Leoni. También es de destacar el pedestal de mármol, en cuyas esquinas hubo originalmente cuatro delfines de bronce, y que fue realizado por el propio Benlliure en colaboración con el arquitecto Miguel Aguado. En el frente principal, y entre una corona de palma, se ve la inscripción Don Álvaro de Bazán, mientras que en el lado opuesto del pedestal se leen las redondillas que Lope de Vega dedicó a don Álvaro:
El fiero turco en Lepanto
en la Tercera, el francés
y en todo el mundo el inglés,
tuvieron de verme espanto.

 

 

Rey servido y patria honrada
dirán mejor quién he sido
por la cruz de mi apellido
y por la cruz de mi espada.

 

 

La estatua fue inaugurada por la reina regente María Cristina el 13 de diciembre de 1891.

 

 

Anuncios

4 comentarios en “PLAZA DE LA VILLA

  1. Muy interesante e instructivo. Espero que estés bien, llevas días sin dar señales de vida, un beso

  2. Hola Luna, si que estoy bien, pero en estas fechas un poco liada, para dejar todo listo antes de las vacacioones.
    Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s